UNICANAL
Hora:

Ycuá Bolaños: 16 años sin paz ni justicia

01-08-2020, 19:00
Un youtuber argentino relató en un video todo lo que sucedió el 1 de agosto del 2004 en nuestro país y cómo se convirtió en la peor tragedia en la era democrática de nuestro país. Un hecho evitable, que no recibió la justicia que merecía.
COMPARTIR

Hoy 1 de agosto se cumplen 16 años de un hecho que enlutó a cientos de familias paraguayas y marcó la historia de nuestro país. Un siniestro, que a pesar de su magnitud, no recibió la justicia debida. 

El domingo 1 de agosto de 2004, se incendió el Supermercado Ycuá Bolaños 5 – Botánico, ubicado en el barrio Santísima Trinidad de Asunción. Las cifras oficiales refieren que unas 327 personas perdieron la vida, 249 quedaron heridas y unas 6 siguen desaparecidas. Sin embargo, de acuerdo al relato de los familiares de fallecidos y los mismos sobrevivientes, serían al menos 400 muertos.

El 1 de agosto de 2004 se vivió una de las tragedias más grandes en Paraguay. Foto: Reuters / Stringer
El 1 de agosto de 2004 se vivió una de las tragedias más grandes en Paraguay. Foto: Reuters / Stringer

Un youtuber argentino de nombre Damian Kuc, compartió en su canal en el segmento llamado “Historias innecesarias”, un completo documental de unos 15 minutos denominado “Ycua Bolaños - El infierno en la tierra”.

En el video, que ya supera las 360.000 vistas y los 4.000 comentarios, realiza un detallado resumen de lo ocurrido en la fatídica mañana del domingo 1 de agosto de 2004 y el posterior desenlace. 

Hoy vamos a conocer la historia de un hecho del cual se cumplen ya 16 años: el trágico incendio en el supermercado Ycuá Bolaños (Botánico) en Asunción - Paraguay. Puertas cerradas, nulo mantenimiento en una chimenea, y un resultado más que evitable”, se observa en la descripción del documental.

El yputuber argentino Damián Kuc en su segmento Historias innecesarias. Foto: Captura de pantalla
El yputuber argentino Damián Kuc en su segmento Historias innecesarias. Foto: Captura de pantalla

Una tragedia completamente evitable 

Damian Kuc inicia el video adelantando que hablará sobre un hecho al que calificó como “catastrófico, completamente evitable y con condenas insólitas”. Indicó que el supermercado siniestrado fue inaugurado el 7 de diciembre de 2001 y era el más moderno de toda la gran cadena. Su dueño era Juan Pío Paiva y su hijo Víctor Daniel Paiva, era el que manejaba esa sucursal. 

Sus instalaciones eran bastante amplias, tanto que el patio de comidas tenía la capacidad para unas 324 personas sentadas y el supermercado en sí, reunía a unas 1200. En tanto que el estacionamiento tenía capacidad para 165 autos. Teniendo en cuenta que se encontraba en un barrio bastante popular, era domingo y recientemente se celebró el Día de la Amistad en nuestro país, estaba repleto, expresó Kuc.

En el video el joven relata paso a paso lo que sucedió a partir de las 09:00 horas aproximadamente, momento en que en la chimenea principal del patio de comidas, a causa de la acumulación de grasa y cenizas, se iniciaron las llamas, que se expandieron por varias horas, sin que nadie se percatara.

Recién cerca de las 11:19 horas, hora en que fue emitido el último ticket es que se dan cuenta de que venía sucediendo y solo unos minutos después, el fuego terminó atravesando las placas de cielo raso.

El fuego se expandió rápidamente y provocó el colapso del cielo raso.
El fuego se expandió rápidamente y provocó el colapso del cielo raso.

Kuc expresa que el fuego se expandió rápidamente y con mucha violencia por todo el supermercado, una vez que cayeran los vidrios que lo separaban del patio de comidas. Incluso, se estima que quienes se encontraban en el patio de comidas, fallecieron calcinados casi al instante.

Las puertas estaban cerradas 

Al percatarse de lo que estaba sucediendo, cientos de personas intentaron huir corriendo hacia la rampa principal del estacionamiento. Sin embargo, y como fue testificado por la mayoría de los sobrevivientes y rescatistas, las puertas estaban cerradas. 

El fuego consumió rápidamente todo lo que estaba en el estacionamiento, personas y automóviles que se encontraban allí. El youtuber comenta que un bombero voluntario empezó a intentar sacar a las personas que quedaron atrapadas, sin embargo, un guardia de seguridad llamado Daniel Areco, al ver lo sucedido, realizó dos disparos intimidatorios al aire, y cerró las rejas. Probablemente en cumplimiento de la orden de cerrar las puertas, para que la gente no saliera sin pagar.

Una foto que recorrió el mundo. El oficial Juan Duarte realizando los primeros auxilios a una criatura.
Una foto que recorrió el mundo. El oficial Juan Duarte realizando los primeros auxilios a una criatura.

El relato continúa con la desesperación de vecinos y personas que pasaban por el lugar, que intentaban romper los vidrios para rescatar a los que aún seguían con vida. A las 11:37 llegaron los primeros bomberos, quienes rompieron la pared de vidrios e iniciaron las tareas de rescate.

Daniel comenta que más de mil bomberos, tanto de Paraguay como de Formosa, Argentina, llegaron al lugar para auxiliar, en conjunto con miembros de la Policía Nacional, la Armada y voluntarios.

Recién a las 21:00 horas se terminaron las tareas de rescate de personas con vida y la extinción del fuego.

Una bomba de tiempo

El argentino declara que este siniestro es uno de los más importantes sucedidos en edificios de reunión pública a nivel mundial en las últimas décadas.

Relató que una vez que se rescataron a las personas, colapsó no solo el sistema sanitario, sino los cementerios y el registro civil de nuestro país. Como en una película de terror, las imágenes transmitidas por los distintos canales de televisión mostraban como los cadáveres eran trasladados hasta Tropiclub, la discoteca que se encontraba en frente al supermercado y luego al polideportivo de la Caballería, donde los familiares tuvieron que ir a reconocer los cuerpos. 

Varios países se solidarizaron con Paraguay y pusieron a disposición hospitales de campaña, insumos, personal de salud, e incluso el análisis de muestras para identificar a los cadáveres. 

El informe continúa con que desde la Municipalidad de Asunción aseguraron que el edificio contaba con todas las normativas exigidas. Sin embargo, una serie de falencias se detectaron. Algunas de estas fueron que la instalación de hidrantes de pared, aparentemente no estaba operativa al momento del siniestro, no contaba con rociadores, sí con un sistema de detección de humo, que se desconoce si funcionó o no. Además, el supermercado no contaba con la cantidad de salidas necesarias para la cantidad de personas que podía albergar, las salidas de emergencias no se abrían desde fuera y las chimeneas falsas que no tenían salida al exterior. 

Y probablemente lo más importante señalado por Kuc, que “si el techo hubiese estado cubierto por un poliuretano, que cumpla con las normativas o aislado correctamente y si el mantenimiento de las chimeneas hubiese existido, esta tragedia no hubiese ocurrido”.

La Justicia que nunca llegó

Pese a que fue una innegable tragedia para el Paraguay, la Municipalidad de Asunción siempre insistió con que el lugar cumplía con todas las reglamentaciones. Incluso, el FBI inició una investigación para determinar si se trató de un atentado.

Juan Pío Paiva, dueño, su hijo Víctor Daniel Paiva, el guardia de seguridad Daniel Areco, se enfrentaban a una expectativa de pena de 25 años de cárcel por homicidio doloso agravado. 

Juan Pío Paiva, dueño del supermercado, salió en libertad en 2014 por buena conducta. Foto: Poder Judicial
Juan Pío Paiva, dueño del supermercado, salió en libertad en 2014 por buena conducta. Foto: Poder Judicial

Sin embargo, en el primer juicio realizado el 5 de diciembre de 2006, se determinó que al no poder probarse la participación dolosa de los imputados, se los imputaría por homicidio culposo, que tenía una pena de solo 5 años.

Ante el repudio de los sobrevivientes y familiares de víctimas y las numerosas protestas a nivel país, el juicio se declaró como nulo el juicio de 2006 y se dio inicio a uno nuevo en agosto de 2007. 

Finalmente el 2 de febrero se concluyó que “por orden de Juan Pío Paiva, su hijo Daniel ordenó que se cierren las puertas del super y por lo tanto Pío Paiva fue condenado a 12 años de cárcel por homicidio doloso en grado eventual”.

Daniel Paiva fue condenado a 10 años de cárcel por el mismo cargo. Siempre negaron haber cerrado las puertas. Por otra parte, Daniel Areco, el guardia, fue sentenciado a 5 años de cárcel.

También fueron condenados un accionista, el arquitecto y los funcionarios municipales. Estos últimos, evitaron la prisión pagando una multa de 15 millones por 2 años.

Areco tuvo libertad condicional luego de 3 años preso. Por otra parte, Daniel Paiva recuperó su libertad en marzo de 2013 y en diciembre de 2014, su padre Juan Pío Paiva salió libre por buena conducta.

El material culmina diciendo que “la tragedia del Ycuá Bolaños es una muestra más de cómo funcionan las cosas en al menos gran parte de Latinoamérica, donde se busca el camino más fácil en absolutamente todo, aunque eso signifique poner la vida de cientos de personas en riesgo”.

 

COMPARTIR