UNICANAL
Hora:

La OMS advierte del daño que genera mantener las escuelas cerradas

19-11-2020, 21:05
La Organización Mundial de la Salud (OMS) defendió este jueves la necesidad de mantener abiertas las escuelas durante la pandemia de Covid-19 y considera que se pueden evitar los confinamientos si se aumentan las medidas de protección.
COMPARTIR

Hans Kluge, director para Europa de la OMS afirmó que la enseñanza debe estar garantizada para todos los niños, asegurando que los niños y adolescentes no son principales fuentes de contagio y que el cierre de las escuelas no es efectivo.

Niña en la escuela con medidas sanitarias.
Foto ilustrativa/BBC

También, apuntó que los confinamientos tienen muchos efectos secundarios, como daños a la salud mental o aumento de la violencia de género, y que si el uso de las mascarillas superara el 90 % de las poblaciones, no serían necesarios.

Por su parte, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) advirtió este jueves en un nuevo informe sobre las crecientes consecuencias para los niños a medida que avanza la pandemia de Covid-19.

Si bien los síntomas entre los niños infectados siguen siendo leves, el número de infecciones en este grupo de la población está aumentando y el impacto a largo plazo en la educación, la nutrición y el bienestar de toda una generación de niños y jóvenes puede alterar sus vidas, según el informe de Unicef.

Con respecto a los cierres de las escuelas, el informe dice que si bien los niños pueden transmitirse el virus entre sí “las escuelas no son el principal impulsor de la transmisión comunitaria, y los niños tienen más probabilidades de contraer el virus fuera del entorno escolar”.

Utilizando nuevos datos de encuestas de Unicef en 140 países, el informe advirtió que las interrupciones relacionadas con la Covid-19 en los servicios sociales y de salud críticos, incluida la nutrición básica, las vacunas rutinarias, la atención ambulatoria para enfermedades infecciosas infantiles, los servicios de salud materna y las visitas domiciliarias de los trabajadores sociales, plantean las amenazas más graves para los niños.

COMPARTIR