UNICANAL
Hora:

Hace 10 años, la Albirroja hacía historia

29-06-2020, 14:27
Unos de los partidos más angustiantes y uno de los goles más festejados se recuerdan un día como hoy. De la mano de “Tacuara” Cardozo, la Albirroja pasó por primera vez a cuartos de final en un mundial, tras una tanda de penales ante Japón.
COMPARTIR

Cada 29 de junio recordamos la histórica hazaña de la querida Albirroja al clasificar por primera vez a cuartos de final en una Copa del Mundo. Ese inolvidable y agónico duelo de 120 minutos entre Paraguay y Japón en los octavos de final del Mundial de Sudáfrica 2010, quedará por siempre en nuestras memorias.

Los albirrojos festejaron por primera vez su pase a Cuartos de Final en el Mundial de Sudáfrica 2010. Foto: Getty Images
Los albirrojos festejaron por primera vez su pase a Cuartos de Final en el Mundial de Sudáfrica 2010. Foto: Getty Images

Todo un país se paralizó con aquel partido y en todos los rincones se palpitaba la posibilidad de cumplir un sueño largamente acariciado. El equipo del entonces DT Gerardo “Tata” Martino logró un empate en los 90 minutos reglamentarios y el cero tampoco se rompió en los 30 minutos adicionales del alargue.

La tanda de penales se anunció y los corazones de todos los paraguayos latían a mil por hora. Con muchísima categoría definieron los albirrojos Édgar Barreto, Lucas Barrios, Cristian Riveros y Nelson Haedo, quien debió chutar después del remate fallido de Komano, que pegó al palo, y quien dejó prácticamente servida la posibilidad de clasificar.

Ese minuto en que se paralizó todo el país y los corazones latían a mil. Foto: Getty Images
Ese minuto en que se paralizó todo el país y los corazones latían a mil. Foto: Getty Images

Cuando estábamos 4 a 3 arriba en la tanda, llegó el turno del goleador del Benfica, Óscar “Tacuara” Cardozo, quien con mucha tranquilidad y profesionalismo metió un zurdazo esquinado hacia la derecha que descolocó por completo al arquero asiático. 

La algarabía no cabía en la tierra guaraní, la hinchada se fundió en abrazos, risas y cánticos, inundados con tanta felicidad y satisfacción por llegar tan lejos y dejar bien el alto el nombre de la querida selección guaraní. Sin dudas, una de las mejores épocas de nuestra Albirró. 

 

COMPARTIR