UNICANAL
Hora:

A 18 años de la gran hazaña franjeada en Sao Paulo

31-07-2020, 13:54
Hoy hace 18 años que el Club Olimpia se alzó con su tercera Copa Libertadores. El histórico partido fue frente al Sâo Caetano en el estadio Pacaembú de Sao Paulo. La consagración fue alcanzada en el año de su centenario.
COMPARTIR

Cada 31 de julio, desde hace 18 años, se recuerda y festeja una fecha muy especial para todos los amantes del fútbol paraguayo, en especial para los hinchas del Club Olimpia. Y no es para menos, es que un día como hoy, pero de 2002, el Decano se consagraba como campeón de América, alzándose con su tercera Copa Libertadores.

Consagración de Olimpia como tricampeón de América en 2002.
Consagración de Olimpia como tricampeón de América en 2002.

La histórica hazaña tuvo lugar en el estadio Pacaembú de Sao Paulo, en Brasil, donde derrotó por 2-1 al Sâo Caetano en tiempo regular, dando vuelta la serie y luego en la tanda de penales, lo venció por 4-2.

Con una emoción única, Mauro Caballero, autor del último penal para la consagración, recordó esos momentos, a través de una entrevista con Deportes Uno por la 650 AM. Mauro sostuvo que fue una bendición haber podido estar allí y ser parte de no solo de la historia del club, sino del fútbol paraguayo.

Sostuvo que no es fácil haber conseguido un título tan importante, y más aún, teniendo en cuenta que era el año del centenario del club. "Me tocó a mí terminar la obra y ahora estamos disfrutando, recordando cada año con más nostalgia ese título y con la alegría inmensa de haber conseguido y quedar en la historia del club y el fútbol paraguayo", expresó.

Consagración del Olimpia como tricampeón de América. Fuente: Unicanal
Consagración del Olimpia como tricampeón de América. Fuente: Unicanal

Caballero rememoró aquella época. Relató que el primer partido, disputado aquí habían caído por 1-0. Además, describió que el ambiente no era muy óptimo para el segundo partido, ya que en ese momento existían algunas diferencias entre los dirigentes y algunos jugadores.

Afortunadamente, según comentó el campeón de América, previo al partido de revancha, se realizó una reunión entre todos, donde tuvieron la oportunidad de conversar y a partir de allí ya fueron sin excusa al campo.

Indicó que en el primer tiempo de aquel memorable encuentro terminaron cayendo por 1-0. “La situación no era nada favorable ni tranquila y allí relució la estirpe, la garra y el corazón, que uno tiene que tener para enfrentar estas situaciones”, refirió.

En aquel partido lograron la victoria en tiempo normal y fueron a la tanda de penales. Sin embargo, Mauro sostuvo que todo el plantel se encontraba bastante confiado en lo que podrían lograr. Fueron ejecutados todos los tiros y el último quedó para él. 

Mauro Caballero fue el encargado de patear el último penal y de esa forma dio la victoria al Decano.
Mauro Caballero fue el encargado de patear el último penal y de esa forma dio la victoria al Decano.

"Me tocó a mí terminar la obra

El delantero relató paso a paso el momento decisivo y probablemente uno de los más importantes de su carrera futbolística. Luego de que Serginho, jugador del Sao Caetano, rematara afuera, estaba prácticamente todo servido. "Era una estancia caminar desde la mitad hasta el punto penal. En ese momento hacía poco que falleció mi papá y yo venía hablando con él hasta el punto, para poder manejar esa situación. Así tuve esa tranquilidad en ese momento tan difícil, porque la tensión era inexplicable", rememoró.

Indicó que uno con palabras no podría describir ese momento y que ese grito de festejo le salió del alma. 

Caballero recordó con mucho cariño a Nery Pumpido, entrenador del Franjeado en ese entonces. Mencionó que su papel en el grupo fue muy importante, ya que desde un primer momento supo transmitir tranquilidad al plantel y supo congeniar con la personalidad de cada jugador. “Es un pilar extraordinario, muy importante en todo lo que conseguimos”, aseguró.

Comentó que actualmente cuentan con un grupo de WhatsApp, donde ellos están en contacto todos los días. Destacó el gran grupo humano que formaban y que siempre tuvieron claro lo que querían. "El jugador paraguayo tiene esa particularidad, el corazón, la garra y eso nos caracterizó no solo en la final, sino en muchos partidos del campeonato", dijo. 

Soy un bendecido y agradecido al fútbol y a la vida”, expresó emocionado Mauro Caballero.

El equipo campeón:

Ricardo Tavarelli

---

Néstor Isasi

Julio Cáceres

Nelson Zelaya

Henrique da Silva

---

Víctor Quintana (expulsado 41' ST)

Julio Enciso (Capitán)

Sergio Orteman

Gastón Córdoba (Mauro Caballero)

---

Miguel Benítez (Hernán Rodrigo López)

Richart Báez (Juan Carlos Franco)

Director Técnico: Nery Pumpido.

COMPARTIR